Los silogismos nacionales

En España hay más decentes que indecentes, pues faltaría más, oiga. Y todo ello, como aseguran algunos, a pesar de que para ser muy millonario hay que ser un poquito malo y un pelín sinvergüenza. O eso o, como defienden otros, se apela a la teoría del silogismo, muy utilizada en este país en bares y cafeterías de buena mañana. Me explico. Isabel Pantoja es una tonadillera. Isabel Pantoja es un poquito delincuente. Por tanto, todas las tonadilleras son un poquito delincuentes. Hombre no, eso sí que no.
Lo realmente preocupante es que este tipo de razonamientos, con premisas mayores y menores, pero con conclusiones comunes, son aplicables a alcaldes (da igual el signo político), concejales varios (si son de urbanismo mejor), abogados, periodistas, banqueros, dentistas, funcionarios, constructores, peluqueros y un largo etcétera de profesionales a los que se les atribuye porque sí una dudosa reputación. Por orden de los citados: golfos, ladrones, picapleitos, plumillas, más ladrones que los anteriores, sacamuelas, vagos, comisionistas y maricones. Y lo peor de todo. Pasamos de la papa al queso a la velocidad del relámpago. O se fuma o no. O se juega al dominó o no. O tenemos la mejor selección de fútbol del mundo o la peor. ¿Habrá un término medio?; vamos digo yo. O no.
Véanse estos ejemplos: nuestros empresarios están muy considerados en el extranjero aunque, si nos valemos del terrible silogismo nacional, los últimos escándalos destapados en las patronales echarían por tierra esta afirmación. Nuestros deportistas se sitúan en lo más alto de las listas y gozan de buena fama, siempre que un bala perdida no se dope demasiado, puesto que entonces se destrozaría la aseveración inicial. En España tenemos grandes investigadores hasta que uno de ellos se marcha a otro país, acabando de forma letal con tan optimista reflexión. La mayoría de los catalanes se sienten españoles, pero tras la consulta de Artur Mas, en fin. Y así, suma y sigue.
Ya es hora de manejar realidades objetivas en un país con una materia prima profesional de primer orden, que exporta procedimientos efectivos en materia técnica y jurídica, entre otros muchos. Por cierto, termino este artículo sin hablar del silogismo para los políticos porque para ellos, de momento, no hay salvación.

pensador

Anuncios

2 comentarios en “Los silogismos nacionales

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s