Vaya tomadura de pelo

Lo de Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo, es simplemente acojonante. Y disculpen el calificativo pero no se me ocurre otro más adecuado. El mojigato sigue tomándole el pelo a la justicia y a la policía, riéndose en la cara de los padres de su víctima, después de haber cambiado su declaración hasta en siete ocasiones durante cinco años de investigación. Ahora parece que las ondas que genere su cerebro en una prueba denominada test de la verdad serán las que ayuden a localizar el paradero de la joven sevillana. O no.

Y ¿cuánto cuesta este nuevo experimento? Ya sabemos que la sanidad aragonesa pasará la factura al juzgado que lleva el caso por la susodicha práctica, realizada en el hospital zaragozano Miguel Servet. Suma y sigue. Parece ser, según informan distintos medios, que la permanente duda del acusado sobre si el cuerpo está aquí o allá ha supuesto hasta ahora un coste de 600.000 euros en rastreos de escenarios. Una cantidad, por cierto, de la que también se duda.El caso es que este crimen se ha convertido en un folletín de mala calidad, y así se han empeñado unos y otros; entre otros los programas amarillos del corazón rojo.

Al ínclito se le ha sometido a la onda P300, llamada “onda de memoria, y los resultados de esta prueba se obtienen cuando expones a un individuo a un estímulo significativo, dicen los expertos. Llegado a este punto, yo me pregunto: ¿qué estímulo se merece Carcaño para que escupa de una santa vez el cadáver sin culpa que tiene oculto en el cerebro? Me reservo la opinión.

En España –ya lo saben– la crónica negra engancha porque genera morbo y entretenimiento para el público en general, pero el argumento informativo derivado de la desgracia criminal es terrible y desgarrador, sobre todo para el que pierde. Si son muchas líneas, el sufrimiento es mayor, y sobre Marta del Castillo se ha escrito muchísimo y muy rancio. Si de esta no aparece lo que quede del cuerpo de la chica para descanso de sus padres, entonces, ¿un encuentro a solas con Rappel, Paco Porras u Octavio Acebes?

Fernando Arnaiz. El Correo de Andalucía.

 

miguel_carcaño

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s