Manda huevos

Felipe González nos ha dicho a todos los españoles que va a dejar de ser consejero de Gas Natural porque está muy aburrido. Manda huevos, que diría Federico Trillo. El ex presidente socialista del Gobierno se calza 125.000 euros brutos al año por su labor en la multinacional energética y dice que le mata el tedio, joder, como si esto fuera muy importante para el ciudadano en crisis. “Me interesaba conocer el tema de la energía, me hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las islas Caimán”, ha dicho con ironía. Qué desvergüenza y qué falta de respeto.

Miren, lo que le pasa a Felipe es que padece un narcisismo enfermizo, al igual que José María Aznar, el flamante ex presidente de la derecha. Ambos escriben libros “best sellers”, ambos entrenan con la palabra y ambos se creen que tienen patente de corso para declararlo todo y recomendarlo todo. Eso sí, el primero más descamisado y obrero que el segundo, que es más Armani. Menos mal que el tercero en la reciente serie ex presidencial española, el olvidado José Luís Rodríguez Zapatero, es más humilde en la recomendación por obligación y triste herencia. Y es que está de moda la literatura política que refiere al “si se hubiera…..”

En cambio, las gruesas memorias de Alfonso Guerra (Planeta), maestro siempre de la oratoria política y pionero del mitin con micrófono inalámbrico, son entretenidas y brillantes. Recuerda, alaba, critica y cuenta, pero sobre todo narra bien, con la seguridad del que ha leído mucho. El que fuera vicepresidente socialista, amigo entonces del ahora aburrido Felipe, también recomienda – como lo anteriores – pero lo hace con arte y divierte.

Ya he dicho en algún artículo que España es el país que más critica a España. Ahora, los mismos que se quemaron en el poder atacan y nos explican a todos las fórmulas magistrales de la recuperación y la estabilidad nacional. En estados Unidos, los ex presidentes son asesores e intermediarios por su entidad y su reconocimiento internacional. Accedieron al poder con más edad y lo dejaron a las puertas de la jubilación. Ellos apoyan y no critican; siguen siendo “Mr President”. Aquí, Aznar y González aburren. Hartan. Definitivamente, han perdido el liderazgo. Pero, a pesar de todo ello, siguen supervisando con mano de hierro a los que les sucedieron para que estos no abandonen la ruta que ellos fijaron. Los ex presidentes españoles son útiles, pero no imprescindibles.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s