La política se escribe con A

La puñetera muerte a destiempo ha ganado la batalla a la ex consejera de medio ambiente y parlamentaria andaluza, Cinta Castillo. Tendría unos 29 años cuando la conocí en una rueda de prensa local y muy socialista, en la calle de La Palma de la capital onubense. Entonces ya desprendía las ganas y el estilo de las grandes mujeres que buscan y encuentran el hueco en un patio político, como el español, lleno de hombres.

En la Huelva formidable de los 90 había otras, como Fátima Báñez, hoy ministra de Empleo, y algunas más que en este artículo no voy a citar. Todas conjugaban habilidad, oportunidad y valentía; el viejo trío de aptitudes que sabe explotar a la perfección la presidenta Díaz, que ha irrumpido como un torbellino en la micropolítica regional y en la macropolítica nacional del puño y la rosa. Ella, aunque le pese a Rubalcaba, es la mujer andaluza con cara de progreso.

En fin, que ellas y, como digo, algunas que no he citado, son el ejemplo claro del triunfo de la política con mayúsculas que termina en la “A” de género femenino singular: sensual y funcional, directa e intuitiva, efectiva. La mujer es en la política, como en lavada, trabajadora y participativa, capaz de gestionar con serenidad los problemas con perspectiva de futuro a largo plazo.  Por el contrario, el político hombre se sigue jactando del requiebro en corto, del placebo urgente y de la solución inmediata que parchea pero no cura. Todo ello en un país democrático que, se reconozca o no, sigue poniendo algunas trabas al papel profesional de la mujer y al equilibrio que debe ser natural entre su vida laboral y familiar.

La opinión pública – espectadora hastiada del chorreo exagerado de mensajes aburridos de políticos sosainas – demanda soluciones y planteamientos distintos con caras nuevas aunque con las mismas bases ideológicas, porque éstas últimas siguen siendo los cimientos de cualquier partido político. Esa misma sociedad cansada y reivindicativa ha comenzado a paladear y a valorar con gran satisfacción los argumentos frescos y las respuestas meditadas y sólidas de mujeres políticas serias, con ideas compactas y creíbles, que se han ganado a pulso su posición en las primeras filas de la administración local, regional y nacional.

Mujer

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s